Una newsletter tiene un propósito claro: promocionar tu negocio. Pero dentro de este propósito, existen muchos mini propósitos que debemos estudiar concienzudamente para sacar más partido y conseguir exactamente lo que queremos. Y es que seguro que hay varios aspectos de tu negocio que te gustaría promocionar: El menú del día, un servicio, cambio de carta… Una newsletter o e-mailing es una de las formas más directas de llegar a tus clientes, pero para ello debemos que tener claros muchos puntos que a menudo se quedan en el aire, por orden de importancia:

1. Bases de datos y la LOPD
Para un buen uso de las bases de datos de tu negocio es importante que respetes la LEY LOPD, no abuses de tus envíos y respeta a aquellos que no quieran recibir tu newsletter, porque de no ser así las multas rondan desde los 500€ hasta superar los 300.000€ en algunos casos. Para ello es importante que que no inscribas a todo email que llega a tus manos y hagas firmar cliente a cliente una ficha dónde cede sus datos y te da permiso para enviarle información. ¿Complicado? No tanto cuando se trata de ahorrarte una multa de 100.000 € :-) Esta ficha es la que te pedirán las autoridades en el caso de denuncia. Cabe añadir que la denuncia puede formularse tras enviar el primer aviso al emisor de que no deseas recibir su newsletter y es obligatorio poder DARSE DE BAJA en el pie de página de cada e-mail.

2. El diseño

El diseño de una newsletter debe ser en html, esto te da menos posibilidades de acabar en el buzón de SPAM del receptor (aunque no es una ciencia cierta y puedes acabar igual :-) ). Puede ayudarte también en tu posicionamiento y como no, aumenta tus posibilidades de apertura, es decir, cuanto más atractiva sea tu newsletter más posibilidades tienes de que te abran, te lean y hagan click en tus promociones.

3. ¿Qué es lo que les quiero comunicar?

Un negocio puede enviar varios tipos de newsletter. Puedes o bien comunicar que tienes un menú nuevo, presentar una oferta, informar de una noticia o animarles a que vengan a tu negocio con motivo de una celebración estacional (como puede ser San juan :-) ). Te recomendamos que seas variado en tus temáticas e intentes darle un toque personal y característico. Así tus clientes te reconocerán y tendrán curiosidad por ver qué les envías la próxima vez.

4. ¿A qué hora es mejor enviar una newsletter?

Lo ideal es enviar las newsletter entre la primera hora de la mañana y las dos de la tarde, cuanto antes mejor. ¿Por qué? Los usuarios a partir de esta hora miran mucho menos el emai. Cuanto más temprano es mejor, ya que si la mandas tarde, cuando vayan a mirar el email tendrán otros 5 o 10 emails antes que el tuyo y perderás visibilidad.

5. ¿Cada cuándo envío una newsletter?

No seas pesado. A menos que ocurran cosas muy importantes cada semana que desees comunicar o alguna fecha especial en la que suele haber una mayor afluencia de clientes, te sugerimos que comiences a enviar la newsletter de forma quincenal o mensual.

Ahora ya tenemos claro qué debemos tener en cuenta a la hora de enviar una newsletter a nuestros clientes, decir que podéis contar conmigo para ello!! Desde las diferentes técnicas de captación a la legalidad y el diseño, hay miles de estrategias para captar… llevamos una a cabo?

Mayra Adell